Barreras del Lenguaje y Mala Práctica médica

Una palabra mal entendida hizo que Willie Ramírez, de 18 años, se hiciera tetrapléjico.

Era el año 1980. Ramírez estaba disfrutando de una noche cuando sintió un dolor repentino y agudo. “Sentí como si alguien me estuviera metiendo una aguja en la cabeza”, relató en una entrevista reciente para Health Affairs. Ramírez logró llegar de la escuela secundaria a la casa de su novia, donde colapsó y perdió el conocimiento.

Nadie sabía lo que estaba mal con él, pero su madre y la madre de su novia especularon que pudo haber sido una intoxicación por alimentos. Al principio del día, había comido una hamburguesa en un restaurante Wendy’s recién inaugurado. La madre de su novia intentó decir esto a los paramédicos, utilizando una combinación de inglés y español. Ella usó la palabra “intoxicado” en español, que puede usarse para referirse tanto a la intoxicación como a la indigestión. Ella recuerda haber intentado aclarar que “no tomó alcohol ni drogas”, pero esto puede haber sido difícil de entender debido a su fuerte acento.

Los paramédicos asumieron que “intoxicado” significaba abuso de drogas y trataron a Ramírez en consecuencia. Como resultado, no pudieron reconocer la verdadera causa de sus síntomas: un hematoma cerebral. Si hubieran sabido esto antes, podrían haber realizado una operación oportuna y él podría haber salido del hospital. En su lugar, nunca volverá a caminar.

¿Por qué son tan importantes los servicios de interpretación?

La historia de Ramírez subraya cuán importante es la interpretación del lenguaje en la atención médica. Si hubiera estado presente un intérprete médico español-inglés, los médicos no solo habrían entendido que “intoxicado” no implicaba necesariamente uso de alcohol o sustancias ilícitas, sino que también podrían haberse comunicado con la familia de Ramírez con mucho más detalle. La familia podría haber explicado que el abuso de drogas estaba totalmente fuera de lugar: Willie rara vez bebía, incluso con moderación, y se oponía enérgicamente a las drogas (1).

Los proveedores de atención médica que reciben fondos federales (como Medicare o Medicaid) tienen la obligación legal de proporcionar a los pacientes servicios de interpretación / traducción si tienen una barrera del idioma o una discapacidad sensorial (como la sordera). Este requisito se describe en el Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y la Ley de Asistencia Asequible (ACA). En 2016, se modificó la Sección 1557 de la Ley de Asistencia Asequible para fortalecer el acceso a la información médica. Se hicieron dos cambios claves:

  1. Los proveedores de atención médica ahora deben usar intérpretes médicos calificados (2). Se aceptan las certificaciones de las siguientes organizaciones: la Comisión de Certificación para Intérpretes de Atención Médica, la Junta Nacional de Certificación de Intérpretes Médicos y el Registro de Intérpretes para Sordos (3, 4).
  2. Los pacientes con dominio limitado del inglés (LEP por sus siglas en inglés) ahora pueden demandar a los proveedores de atención médica por no proporcionar los servicios adecuados de interpretación / traducción (2).

Si un profesional médico u organización se niega a buscar ayuda de un intérprete médico calificado y/o no proporciona materiales escritos traducidos, y por lo tanto comete un error que daña al paciente, esto constituye una negligencia médica.

Desafortunadamente, los médicos y las enfermeras a menudo confían en sus propias habilidades de lenguaje rudimentario o piden a un no profesional (como el familiar o amigo de un paciente) que les interprete. Esto puede ser problemático por varias razones.

Los falsos cognados crean malentendidos peligrosos en la atención médica

La traducción inexperta puede llevar fácilmente a malentendidos peligrosos, como hemos visto con el caso de Ramírez. “Intoxicado” es solo uno de los muchos falsos cognados que pueden crear problemas. Los siguientes son otros ejemplos en español:

  • La palabra “embarrassed” en inglés puede sonar como “embarazada” en español, pero en realidad significa “avergonzado”.
  • La palabra “constipated” en inglés se puede interpretar en inglés como “estreñido”, pero en realidad se usa cuando se habla de un resfriado.
  • Chocar suena como “choke” (ahogarse, atragantarse), pero en realidad significa “golpear”.
  • La palabra “molest” en inglés tiene implicaciones sexuales (acosar) pero en español se entiende simplemente como molestar.
  • La palabra “injuria” en español suena como la palabra “injury” en inglés que significa “insulto” o “calumnia” (5)

Por supuesto, los malentendidos pueden surgir de otros problemas que no sean falsos cognados. Otras causas de malentendidos incluyen pronunciación incorrecta, dificultad para entender los acentos, falta de familiaridad con los modismos, etc. Un médico o paciente puede creer que entiende la “esencia” de una conversación, pero incluso una palabra o frase perdida puede alterar drásticamente el significado de una oración. Por ejemplo, cambiando una respuesta de afirmativa a negativa (1).

Incapacidad para comunicarse sobre temas complejos

Las personas que no hablan el mismo idioma con un alto nivel de competencia están limitadas en el alcance de sus conversaciones. Un paciente puede ser capaz de hacer una pequeña charla en inglés, pero carecer de vocabulario médico y tener dificultades para comprender explicaciones complejas. Los médicos deben hablar sobre la salud de los pacientes y las opciones de tratamiento con ellos (o con un padre / tutor / tomador de decisiones sustituto) para obtener su consentimiento informado antes de seguir un curso de acción específico. Las discusiones sobre el consentimiento informado deben adaptarse a los antecedentes lingüísticos y la capacidad auditiva de un paciente. Para muchos pacientes, es necesario utilizar un intérprete para garantizar que realmente entiendan todo lo que se dice y puedan hacer preguntas sobre cualquier cosa que no esté clara.  Un intérprete también puede explicar lo que está escrito en un documento de consentimiento informado (si está disponible, también se deben proporcionar los documentos traducidos).

Ejemplo de caso: falta de consentimiento informado debido a la barrera del idioma

En uno de nuestros casos de lesiones de nacimiento, las barreras del idioma y la falta de consentimiento informado dieron como resultado que un bebé sufriera daño cerebral grave. La madre (en aras de la privacidad, la llamaremos “Salma”) hablaba árabe y hablaba muy poco inglés. A pesar de esto, sus médicos proporcionaron servicios de traducción solo de manera intermitente, lo que resultó en una comunicación extremadamente deficiente. Por otra parte, Salma no fue suficientemente monitoreada durante su trabajo de parto y parto. Su médico decidió no realizar un examen vaginal y luego declaró que “sabía” que Salma no quería un médico varón (de hecho, no se especificó tal preferencia en sus registros médicos). Era el único obstetra y ginecólogo en el hospital en esa fecha, por lo que delegó tareas a una enfermera que, según la política del hospital, deberían haber sido realizadas por un médico. Por ejemplo, le pidió a la enfermera que le realizara una amniotomía (ruptura artificial de las membranas fetales). Si la cabeza del bebé no está apoyada en la pelvis, una amniotomía puede hacer que el cordón umbilical se deslice a través del canal de parto al lado del bebé, por lo que podría comprimirse entre la cabeza del bebé y la parte visible del cuello uterino. Esto se llama prolapso y compresión del cordón umbilical; puede reducir peligrosamente el flujo de sangre oxigenada al bebé y causar daños duraderos. La enfermera estaba consciente de este riesgo, pero no discutió el procedimiento con Salma, porque no había un intérprete presente.

Cuando quedó claro que había un prolapso del cordón umbilical, el equipo médico se dio cuenta de que el bebé de Salma requería una cesárea de emergencia. Intentaron explicárselo a ella y a su esposo, pero no pidieron un intérprete. En un momento dado, el esposo de Salma se fue a buscar a otra persona que hablaba árabe e inglés. Cuarenta minutos después de que se identificó el prolapso del cordón umbilical, el equipo médico finalmente decidió utilizar un servicio de interpretación médica por teléfono. Cuando habló con el intérprete y comprendió la gravedad de la situación, Salma aceptó la cirugía, pero en ese momento ya era demasiado tarde para evitar un daño permanente al bebé. Hoy en día, la hija de Salma tiene parálisis cerebral cuadripléjica espástica, y no puede caminar, hablar, ver o alimentarse. Todo esto podría haberse evitado si el hospital simplemente hubiera llamado a un intérprete antes.

Estrés y trauma emocional

Además de conducir potencialmente a problemas físicos de por vida, la traducción inadecuada puede ser traumática para los pacientes y sus seres queridos. Gail Price-Wise, quien entrevistó a Willie Ramírez para el artículo mencionado en Health Affairs, experimentó esto de primera mano cuando su madrastra cayó de un caballo y sufrió una fractura vertebral mientras viajaba por la isla de Guadalupe, de habla francesa. “Mi francés no es fluido”, escribió Price-Wise, “pero supongo que es mejor que el inglés hablado por muchos miembros de la familia a quienes se les pide que interpreten en los hospitales de los Estados Unidos”. Aunque su madrastra terminó bien, la situación fue muy estresante.

“El temor a una lesión de la médula espinal le añadió urgencia a mis intentos de interpretar con precisión una lengua extranjera. “¿Tiene daño neurológico o no?” Luché por pronunciar “neurológico” en francés y esperaba que me entendieran. La respuesta: ‘No parece haber ningún daño neurológico’. No entendí la frase en francés para ‘no parece haber’ y le pedí a los médicos que la repitieran varias veces, mientras los familiares esperaban que les interpretara lo que decían.

En muchos casos, interpretar para un miembro de la familia pone a alguien en posición de tener que dar malas noticias (1). A menudo, el intérprete aficionado es un menor de edad: imagine a un niño tener que decirle a su padre o hermano sobre un diagnóstico de cáncer, o que necesita una cirugía mayor. Ese tipo de noticias son sumamente traumáticas como para que un niño las escuche, y mucho menos para que se responsabilice de informárselas a otros.

¿Con qué frecuencia la interpretación incorrecta conduce a errores médicos?

Esta pregunta es difícil de responder porque es probable que los errores relacionados con el idioma no se reporten (6). La misma incapacidad para comunicarse que conduce a errores médicos también puede evitar que los pacientes con dominio limitado del inglés reconozcan cuándo reciben una atención inadecuada, comunicando sus inquietudes o informando sobre incidentes de negligencia. Los pacientes con LEP también pueden no estar familiarizados con los sistemas médicos y legales en los EE.UU.; es posible que no entiendan que tienen derecho a servicios de interpretación, y también que no entiendan lo que legalmente constituye una mala práctica. Además, algunas personas pueden creer (incorrectamente) que presentar una queja podría afectar su estado migratorio (7).

Aunque la incidencia exacta de errores relacionados con el lenguaje no está clara, estudios han demostrado que los pacientes con LEP tienen un mayor riesgo de negligencias, como procedimientos incorrectos, medicamentos inadecuados y reingresos hospitalarios evitables (6). Un estudio encontró que el 2.5% de los reclamos por mala praxis involucraban problemas con el acceso al idioma (8). Como el Dr. Glenn Flores, director de pediatría del Centro Médico para Niños en Dallas, le dijo a Modern Healthcare: “Esta [barrera del idioma] es un área donde vemos algunos de los peores problemas de seguridad para el paciente”.

Un estudio de 2012 reveló que incluso los intérpretes profesionales a menudo cometían errores, como usar modismos que no tenían sentido en el lenguaje del paciente, agregar sus propias opiniones u omitir palabras. Además, el 18% de los errores que cometieron crearon un riesgo de seguridad. Los intérpretes que habían pasado por lo menos 100 horas de capacitación fueron más competentes (6).

¿Cómo pueden los hospitales atender mejor a los pacientes con LEP?

La Comisión Conjunta, que evalúa y acredita a cerca de 21,000 organizaciones y programas de salud en los EE.UU., describe las mejores prácticas para manejar las barreras lingüísticas en su publicación; “Avance de la comunicación efectiva, la competencia cultural y la atención centrada en el paciente y la familia: una hoja de ruta para hospitales ”(9).

La Comisión Conjunta señala que los hospitales deben identificar el idioma que el paciente prefiere para hablar sobre atención médica; incluso si el paciente habla inglés con la suficiente fluidez para no tener problemas con conversaciones informales, es posible que prefiera comunicarse en otro idioma al hablar sobre temas complejos (como complicaciones médicas) o sobre situaciones estresantes. Si el paciente no puede entender la pregunta “¿En qué idioma prefiere hablar sobre su atención médica?” los hospitales deben usar tarjetas o herramientas de identificación de idiomas, o solicitar servicios de idiomas para ayudar a identificar el idioma de un paciente. Para los pacientes que se comunican utilizando lenguaje de señas, también es importante identificar cuál lenguaje de señas (es decir, el lenguaje de señas estadounidense, el inglés o el lenguaje de señas de otro país). Una vez establecido, el idioma preferido del paciente, o el idioma preferido por el padre, tutor o representante sustituto del paciente, debe registrarse en su registro médico. Esto ayudará a otros miembros del personal a determinar rápidamente si se necesita un intérprete. Además, alertará al personal para que proporcione documentos traducidos (como formularios de consentimiento informado) cuando estén disponibles. Si los documentos traducidos no están disponibles, el médico debe usar un intérprete para explicar qué significa cada documento.

La Comisión Conjunta ordena que los hospitales “se abstengan de confiar en personas no capacitadas, incluidos familiares o amigos de un paciente, para proporcionar servicios lingüísticos”, y destaca que la interpretación profesional minimiza el riesgo de complicaciones médicas. También recomiendan que, siempre que sea posible, se ofrezcan servicios de interpretación a los familiares de los pacientes que de otra manera podrían quedar excluidos de conversaciones importantes.

Mara Youdelman, abogada gerente del Programa Nacional de Leyes de Salud en Washington, DC, explicó de manera concisa estos requisitos a la revista Smithsonian:

“Si tienes a alguien que tiene un dominio limitado del inglés que viene a recibir servicios, debes asegurarte de que tengan un acceso significativo a tus programas. No puedes rechazarlos porque no hablan inglés. No puedes decir: ‘Regrese el próximo miércoles cuando mi personal bilingüe esté aquí’. No puedes hacer que traigan sus propios intérpretes. Estos pacientes deben tener el mismo acceso que un paciente de habla inglesa”(7).

¿Qué fondos existen para la interpretación médica?

Los estados no están obligados a reembolsar a los proveedores de atención médica los costos de interpretación médica. Esto significa que, aunque los hospitales deben proporcionar dichos servicios, es posible que los costos deban tenerse en cuenta en las tasas de reembolso existentes. Debido a esto, los proveedores de atención médica que trabajan en lugares con un mayor porcentaje de pacientes con LEP pueden tener que desviar fondos para otros programas importantes a la interpretación de la atención médica. Por lo tanto, incluso si los pacientes con LEP no sufren los costos de una interpretación inadecuada, pueden estar en desventaja en lo que respecta a la atención médica que reciben (7).

Dada toda la evidencia de que las barreras del idioma pueden conducir a errores médicos, no proporcionar servicios de interpretación simplemente no es una solución viable a asuntos presupuestarios. Como Terena Bell lo puso en su artículo de Slate,

“El derecho a entender lo que los médicos le están haciendo a tu cuerpo es fundamental. El derecho a conocer su propio diagnóstico es básico, a saber cuándo se realiza una cirugía y por qué, comprender por qué colocan agujas y tubos dentro de ti. La interpretación no es demasiado costosa, es esencial para brindar una atención precisa. El hecho de que los hospitales no aprecien y actúen sobre esto no es un fallo que debamos descartar por mero presupuesto”(3).

Francesca Gany, directora del Centro para la Salud de los Inmigrantes y las Disparidades del Cáncer en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, explicó a la revista Smithsonian qué impacto puede tener la interpretación adecuada en un paciente:

“He visto lo que sucede antes y después de que implementamos los servicios de intérpretes. Los pacientes están tan agradecidos que saltan y te dan un abrazo, porque es la primera vez que se sienten comprendidos en el consultorio de un médico… Hace una gran diferencia “(7).

¿Experimentó un error médico debido a una interpretación inadecuada?

Si un hospital o profesional médico no le brindó los servicios de interpretación que necesita, están infringiendo la ley. Si la incapacidad de un profesional médico para comunicarse contigo causó una enfermedad, lesión o tratamiento inadecuado, puedes considerar la posibilidad de iniciar una demanda por negligencia médica.

Los abogados expertos en negligencia médica en Reiter y Walsh ABC Law Centers se especializan en lesiones de nacimiento/negligencia neonatal. Tenemos una amplia experiencia en esta área y hemos manejado casos relacionados con problemas de interpretación y traducción.

Para saber si tienes un caso, comunícate con nuestro bufete para hablar con uno de nuestros abogados. Tenemos numerosos veredictos y acuerdos multimillonarios que avalan nuestro éxito, y nunca se pagan honorarios a nuestra empresa hasta que ganemos su caso. Prestamos atención personalizada a cada niño y familia a quienes ayudamos, y estamos disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana para hablar contigo. Si es necesario, podemos proporcionar intérpretes para ayudarte a comprender el proceso legal.

Revisión de caso libre | Disponible 24/7 | Sin cuota hasta que ganemos

Teléfono (gratis): 888-419-2229
Presiona el botón de chat en vivo en tu navegador
Complete nuestro formulario de contacto en línea

Fuentes

1) Price-Wise, Gail. “Lengua, cultura y tragedia médica: el caso de Willie Ramírez.” Blog de asuntos de salud(2008).

2) “Riesgo Legal y Cumplimiento.” En demanda interpretando, www.indemandinterpreting.com/wp-content/uploads/2017/03/InDemand-Interpreting-Trends-risk-1.pdf .

3) Bell, Terena. “Es ilegal que los hospitales no presten servicios de traducción. Entonces, ¿por qué la traducción adecuada sigue siendo escasa?Slate Magazine , Slate, 27 Dec. 2017, www.slate.com/articles/health_and_science/medical_examiner/2017/12/hospitals_should_figure_out_how_to_provide_translation_services.html .

4) McClymont, Geri. “Cómo convertirse en un intérprete médico: credenciales, capacitación y certificación.” ToughNickel , ToughNickel, July 23, 2018, toughnickel.com/industries/How-Do-I-Become-a-Medical-Interpreter.

5) “Un argumento para los intérpretes profesionales – Falsos cognados.” Alfonso interpretando, alfonsointerpreting.com/an-argument-for-professional-interpreters-false-cognates/.

6) Rice, Sabriya. Lenguaje pasivo.” Moderno cuidado de la salud 44 (2014): 35.

7) Hoffman, Adam. Millones de estadounidenses se están perdiendo en la traducción durante las visitas al hospital.Smithsonian.com , Institución Smithsonian, 28 Sept. 2015, www.smithsonianmag.com/innovation/millions-americans-are-getting-lost-translation-during-hospital-visits-180956760/ .

8) Quan, Kelvin, and Jessica Lynch. Los altos costos de las barreras del lenguaje en la negligencia médica.” Berkeley: Programa Nacional de Leyes de Salud, Universidad de California(2010).

9) La Comisión Conjunta. Promover la comunicación efectiva, la competencia cultural y la atención centrada en el paciente y la familia: una hoja de ruta para los hospitales. La Comisión Conjunta, 2010.

Share This Post