Los bebés prematuros están en riesgo de sufrir problemas de salud graves, como dificultad respiratoria, hemorragias cerebrales, leucomalacia periventricular (daño cerebral en la materia blanca) y enterocolitis necrotizante (infección intestinal). Si los médicos esperan que un bebé nazca prematuro, pueden disminuir estos riesgos inyectando a la madre embarazada un medicamento llamado betametasona. La betametasona puede ayudar a que los órganos y tejidos del bebé maduren más rápido, lo que disminuye la vulnerabilidad a los problemas mencionados y mejora los resultados de salud a largo plazo.


Betametasona prenatal y función pulmonar

La betametasona es un tipo de corticosteroide, que son versiones sintéticas de hormonas naturales. En los adultos, los corticosteroides se pueden usar para reducir la picazón, la hinchazón y las reacciones alérgicas. La betametasona también puede administrarse en el útero (vía antenal) mediante una inyección en el brazo, la pierna o nalga de la madre; luego viaja a través de su torrente sanguíneo hacia la circulación del bebé (1). La betametasona prenatal se usa principalmente para acelerar el desarrollo pulmonar en fetos prematuros. Estimula la síntesis y liberación de surfactante (2), que lubrica los pulmones y permite que los sacos de aire se deslicen uno contra otro sin pegarse cuando el bebé respira. Los bebés nacidos a término producen suficiente surfactante para respirar sin ayuda, pero los bebés prematuros a menudo no lo hacen. La betametasona prenatal puede ayudar a mitigar este problema y reduce significativamente el riesgo de problemas respiratorios graves y la muerte (3).

Otros beneficios de la betametasona prenatal

Además de preparar los pulmones del bebé para el mundo exterior, la betametasona reduce el riesgo de hemorragias cerebrales infantiles y un tipo de infección intestinal llamada enterocolitis necrotizante (3, 4). Un metanálisis indicó que la betametasona podría prevenir las hemorragias cerebrales en aproximadamente seis de cada 100 bebés y la enterocolitis necrotizante en aproximadamente cuatro de cada 100 bebés (4).

En general, la betametasona prenatal puede reducir la probabilidad de muerte de un bebé prematuro hasta en un 40 por ciento (1, 5). Además, puede disminuir el riesgo de discapacidades de por vida, como leucomalacia periventricular (2), parálisis cerebral (PC) (6), convulsiones y discapacidades intelectuales, entre otras cuestiones.

Riesgos de la betametasona prenatal

Los estudios en animales han demostrado riesgos significativos asociados con la betametasona prenatal, incluida hiperactividad, otras anomalías de comportamiento y la función endocrina alterada. Además, en conejillos de indias, no son solo las crías directas las que se ven afectadas. Las consecuencias de la betametasona pueden continuar hasta la siguiente generación. Los investigadores creen que esto se debe a los mecanismos epigenéticos; en otras palabras, cambios en la expresión del ADN que pueden ser hereditarios (5, 7).

Aunque estos hallazgos fueron algo alarmantes, las investigaciones en humanos han indicado que cuando se administran al final del embarazo y en pequeñas dosis, los riesgos son mínimos (1, 2, 8). Las mujeres con alto riesgo de tener un parto prematuro solían recibir esteroides una vez por semana hasta que nacieron sus bebés. Sin embargo, los estudios vincularon varios cursos de esteroides con pesos más bajos al nacer y cabezas más pequeñas (1, 8, 9), por lo que ya no se recomiendan los cursos repetidos, en la mayoría de los casos.

¿Cuándo debe administrarse betametasona?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés) actualmente hace las siguientes recomendaciones con respecto a la administración de corticosteroides:

  • A las mujeres entre las 24 y 34 semanas de gestación, que corren el riesgo de tener un bebé prematuro dentro de la siguiente semana, se les debe administrar un solo ciclo de corticosteroides. En algunos casos, esto también se puede recomendar para mujeres entre 23 y 24 semanas de embarazo.
  • A las mujeres entre las 34 y 37 semanas de gestación, que corren el riesgo de tener un bebé prematuro dentro de la siguiente semana, se les puede administrar un solo ciclo de corticosteroides si aún no lo han recibido.
  • A las mujeres con menos de 34 semanas de gestación que están en riesgo de tener un bebé prematuro dentro de la siguiente semana se les puede dar un segundo curso de corticosteroides si han transcurrido más de 14 días desde el primer curso. En algunas situaciones, los médicos pueden recomendar un segundo curso siete días después del primero (8).

La betametasona es más efectiva si se administra entre dos y siete días antes del nacimiento del bebé (1).

Otras intervenciones médicas para bebés prematuros

Además de administrar betametasona prenatal, hay otras cosas que los médicos pueden recomendar para ayudar a un feto que probablemente nazca prematuramente. Estas intervenciones incluyen:

  1. Cerclaje cervical para prevenir el parto prematuro en mujeres con cuello uterino incompetente
  2. Terapia de progesterona para prevenir el parto prematuro.
  3. Medicamentos para detener las contracciones (terbutalina y bretina).
  4. Sulfato de magnesio prenatal para proteger al bebé de lesiones cerebrales
  5. Surfactante administrado al bebé después del nacimiento.
  6. Vigilancia cuidadosa y prevención de infecciones.
  7. Soporte ventilatorio y respiratorio.

Abogados de confianza expertos en nacimientos prematuros

Los médicos, enfermeras, parteras y otros profesionales médicos están obligados a hacer todo lo que esté a su alcance para prevenir el parto prematuro. Esto incluye el diagnóstico de las causas potenciales del nacimiento prematuro, el uso de betametasona y otras intervenciones en situaciones de alto riesgo, la planificación del parto, la realización de cesáreas de emergencia cuando sea necesario y la provisión de todos los demás medios de atención de acuerdo con un conjunto estricto de reglas. El hecho de no manejar o prevenir adecuadamente el nacimiento prematuro es una negligencia médica, y cuando causa una lesión en el nacimiento, es una negligencia médica.

Si los profesionales médicos no previnieron o administraron mal su parto prematuro, y su hijo tiene una discapacidad permanente, como parálisis cerebral, los abogados premiados en Reiter & Walsh ABC Law Centers pueden ayudarlo.

Hemos ayudado a los niños de todo el país a obtener una compensación para su tratamiento de por vida, terapias y un futuro seguro. Brindamos atención personalizada a cada niño y familia que representamos. Nuestra firma tiene numerosos veredictos y acuerdos multimillonarios que avalan nuestro éxito, y usted no paga nada hasta que ganemos su caso.


“Reiter y Walsh va más allá de la norma para obtener los mejores resultados posibles para sus clientes. Cada cliente es tratado con respeto y compasión, y es verdaderamente sensible a lo que significa ayudar a una familia cuyo hijo ha sido lesionado”.

-Revisión de clientes a partir del 23/11/2015.


Por favor, póngase en contacto hoy para una evaluación gratuita de su caso

Teléfono (gratis): 866-323-2960
Presiona el botón Live Chat en tu navegador
Complete nuestro formulario de contacto en línea

Fuentes

  1. Healthline – Cómo ayuda la terapia adyuvante del parto prematuro
  2. Medscape – Terapia con medicamentos durante el trabajo de parto y el parto, Parte 1
  3. U of M Health – Corticosteroides prenatales para el desarrollo del pulmón fetal
  4. PubMed Health – Embarazo y parto: Antes del parto prematuro: ¿Qué hacen los esteroides?
  5. New Scientist – Medicamentos en el embarazo pueden afectar a los nietos.
  6. La American Pediatric Society y la Society for Pediatric Research – Betametasona prenatal y el riesgo de parálisis cerebral en recién nacidos de muy bajo peso al nacer.
  7. Informes científicos – la exposición prenatal a los glucocorticoides modifica la función y el comportamiento endocrinos en 3 generaciones después de la transmisión materna y paterna
  8. ACOG – Terapia de corticosteroides prenatales para la maduración fetal
  9. Obstet Gynecol – Efecto de los corticosteroides prenatales sobre el crecimiento fetal y la edad gestacional al nacer