Todo sobre la corioamnionitis y las “infecciones intrauterinas”

Infecciones maternas

La corioamnionitis es una infección del embarazo que afecta la placenta y las membranas que rodean al bebé en crecimiento. Una mujer embarazada puede contraer corioamnionitis cuando las bacterias se mueven hacia arriba a través de su vagina y hacia su útero. La corioamnionitis puede causar un parto prematuro y puede interrumpir el intercambio de nutrientes y gases entre la madre y el bebé. También se puede transmitir al bebé a través del cordón umbilical o durante el parto vaginal. En la mayoría de los casos, la corioamnionitis es benigna y no causa daño. En ciertos casos en los que la corioamnionitis se maneja mal, puede hacer que el bebé desarrolle discapacidades de por vida, como encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI), parálisis cerebral (PC) y leucomalacia periventricular (PVL). Los médicos pueden prevenir el daño permanente mediante medidas de precaución, como administrar antibióticos a la madre y dar a luz al bebé a través de una cesárea temprana y oportuna (1).

Chorioamnionitis


Causas y factores de riesgo de la corioamnionitis

Chorioamnionitis, Maternal Infection and Birth InjuryLa corioamnionitis, o infección intraamniótica, generalmente es causada por bacterias que ascienden al útero desde la vagina u ocasionalmente desde el colon. Es más probable que ocurra después de la ruptura prematura de membranas (PROM), que es cuando el saco amniótico y el corion se rompen (también conocido como “ruptura de agua”) antes del comienzo del trabajo de parto. Otros factores de riesgo de corioamnionitis incluyen (1):

  • Trabajo de parto prematuro
  • Trabajo de parto prolongado
  • Nuliparidad (sin nacimientos anteriores)
  • Estreptococo del grupo B (GBS)
  • Infecciones bacterianas, como infección del tracto urinario (ITU), vaginosis bacteriana (VB) y ureaplasma
  • Obesidad durante el embarazo
  • Cérvix corto (cuello uterino incompetente)
  • Uso de la hormona prostaglandina vaginal durante el trabajo de parto
  • Seguimiento interno del trabajo
  • Múltiples exámenes vaginales
  • Líquido amniótico teñido con meconio
  • Anestesia epidural
  • Estado inmunodeprimido
  • Tabaquismo, alcoholismo o drogadicción

Signos y síntomas de corioamnionitis

Los signos y síntomas de la corioamnionitis pueden incluir los siguientes (1):

  • Fiebre materna (este es el signo clínico más importante de la infección)
  • Diaforesis (sudoración excesiva)
  • Hipotensión (presión arterial baja)
  • Sensibilidad uterina
  • Taquicardia materna significativa (frecuencia cardíaca> 120 latidos / min.)
  • Taquicardia fetal (frecuencia cardíaca> 160 – 180 latidos / min.)
  • Flujo vaginal o líquido amniótico purulento o maloliente
  • Leucocitosis materna (alto recuento de glóbulos blancos)

Es importante tener en cuenta que algunas mujeres pueden no presentar signos o síntomas claros de la infección.


Diagnóstico de corioamnionitis

La corioamnionitis puede diagnosticarse con base en signos como fiebre materna, indicaciones microbiológicas en el cultivo de líquido amniótico o anomalías microscópicas en el cordón umbilical y la placenta.

El diagnóstico de corioamnionitis generalmente se basa únicamente en los signos clínicos, ya que el acceso al líquido amniótico o placenta no contaminados para cultivo es invasivo y generalmente se evita. La presencia de fiebre (temperatura> 100,4ºC) más otros dos signos (dolor a la palpación uterina, taquicardia materna o fetal y líquido amniótico fétido / purulento) generalmente se requiere para el diagnóstico. Además, la presencia de factores de riesgo de corioamnionitis, especialmente la rotura de membranas, refuerza aún más el diagnóstico (1).

Otros métodos de diagnóstico se enumeran a continuación:

Las pruebas de laboratorio para una madre sin síntomas y que está experimentando trabajo de parto prematuro o PROM incluyen:

  • Examen de líquido amniótico
  • Prueba de detección de GBS materna
  • Estudios de sangre materna
  • Estudios de orina materna

Las pruebas de una madre febril (febril) con sospecha de corioamnionitis incluyen:

  • Recuento de glóbulos blancos
  • Niveles de proteína C reactiva
  • Medición del complejo inhibidor de proteinasa alfa 1
  • Niveles séricos de interleucina-6 o ferritina

Los estudios para evaluar el líquido amniótico y las secreciones urogenitales incluyen:

  • Cultivos bacterianos
  • Recuento de leucocitos
  • Tinción de Gram
  • pH
  • Concentración de glucosa

La ecografía se puede utilizar para determinar el bienestar del bebé en el útero.


Prevención de la corioamnionitis

La prevención de la corioamnionitis es fundamental. La rotura prematura de membranas (PROM) y la rotura prematura de membranas prematuras (PPROM) son las principales causas de corioamnionitis; hasta el 70% de las mujeres que desarrollan PROM con contracciones o trabajo de parto tienen corioamnionitis. Aunque la PROM puede causar corioamnionitis, debe tenerse en cuenta que junto con el trabajo de parto prematuro, la PROM también puede ser causada por corioamnionitis.

El estándar de atención para prevenir la corioamnionitis incluye la administración de antibióticos de amplio espectro, por lo general con eritromicina o azitromicina y ampicilina durante 7 a 10 días por vía intravenosa (2 días) seguidos por vías orales (1). Además, la inducción del trabajo de parto y el parto se asocian con una menor infección materna y una menor necesidad de cuidados intensivos neonatales. Cuando se produce una rotura prolongada de la membrana (> 18 horas) a término, los antibióticos profilácticos no están indicados si la madre no está colonizada por GBS. Sin embargo, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) recomiendan iniciar la profilaxis de GBS si se desconoce el estado de GBS (2).

De hecho, se ha demostrado que los antibióticos profilácticos son muy beneficiosos para reducir la incidencia de muerte neonatal, enfermedad pulmonar crónica o anomalías cerebrales importantes en el bebé. También se ha demostrado que los antibióticos reducen la incidencia de corioamnionitis y sepsis neonatal (infección del torrente sanguíneo) y prolongan el tiempo hasta el parto entre las madres con ruptura prematura de membranas a las que se les administra un tratamiento expectante (en espera del parto espontáneo).


Tratamiento de la corioamnionitis

El tratamiento para una madre y un bebé con corioamnionitis incluye parto temprano, cuidados de apoyo y administración de antibióticos.

La administración rápida de antibióticos es esencial para prevenir complicaciones tanto maternas como fetales. Se ha demostrado que el tiempo transcurrido hasta el parto después de implementar la terapia con antibióticos no afecta la morbilidad, en ciertos casos. Por tanto, la cesárea para acelerar el parto no está indicada para la corioamnionitis, a menos que existan otras indicaciones obstétricas. La administración intravenosa (IV) de ampicilina cada 6 horas y de gentamicina cada 8-24 horas hasta el parto es el régimen estándar (1). Si se realiza una cesárea, generalmente se agrega clindamicina cada 8 horas (o metronidazol) para la cobertura anaeróbica. El tratamiento también debe incluir la administración de una dosis intravenosa adicional de antibióticos después del parto (1).

Las medidas de apoyo incluyen el uso de acetaminofén (Tylenol), que es especialmente importante durante el parto para prevenir la encefalopatía neonatal (daño cerebral) (1).


Resultados de la corioamnionitis

La corioamnionitis es muy común y por lo general no daña a la madre ni al bebé. En ocasiones, puede dañar las membranas, así como provocar la liberación de la hormona prostaglandina y la maduración del cuello uterino, lo que puede resultar en un parto prematuro. Además, la inflamación puede extenderse a las vellosidades coriónicas, que cubren la placenta y facilitan el intercambio de nutrientes y gases entre la madre y el bebé. Esta es una afección llamada vellosidad, que generalmente es benigna pero puede aumentar el riesgo de muerte fetal.

Si la corioamnionitis y / o la vilitis no se tratan adecuadamente, con poca frecuencia puede provocar resultados graves en el bebé, que incluyen:

  • Encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI)
  • Hidropesía fetal (acumulación anormal de líquido en dos o más áreas del cuerpo de un feto o un recién nacido)
  • Restricción del crecimiento intrauterino (RCIU)
  • Problemas respiratorios
  • Parálisis cerebral
  • Leucomalacia periventricular (PVL)
  • Sepsis y meningitis neonatales

¿Qué es la funisitis?

La funisitis es la inflamación del cordón umbilical en respuesta a la infección del cordón umbilical. La funisitis a menudo es el resultado de una corioamnionitis cuando la infección se propaga desde la membrana placentaria hasta el cordón umbilical y causa el síndrome de respuesta inflamatoria fetal (FIRS). La funisitis suele ser benigna, pero ocasionalmente puede hacer que el flujo de oxígeno y nutrientes al bebé se vea comprometido cuando el parto no es oportuno.


Ayuda legal para la corioamnionitis

Si tu hijo tuvo corioamnionitis y ahora tiene una afección grave, como encefalopatía hipóxico-isquémica o parálisis cerebral, existe la posibilidad de que hayas recibido atención médica inadecuada. Es posible que desees considerar la posibilidad de presentar una demanda por negligencia médica. all attorneys final cropped

En el bufete de abogados ABC (Reiter & Walsh, P.C.), nos dedicamos a casos de lesiones en el nacimiento (que incluyen infecciones y falta de oxígeno). Nuestros abogados galardonados comprenden los complejos problemas legales relacionados con la infección del embarazo y la ayudarán a obtener la compensación a la que tienes derecho. Para comenzar la revisión gratuita de tu caso, comunícate con el bufete de abogados ABC de cualquiera de las siguientes maneras:

 

Nuestra firma cuenta con numerosos veredictos y acuerdos multimillonarios que dan fe de nuestro éxito, y sin tarifa a menos que ganemos. Envíanos un correo electrónico o llámanos al 866-558-1595 para una evaluación gratuita de tu caso. Sin tarifa a menos que ganemos tu caso. Los abogados galardonados de nuestra firma están disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana para hablar contigo.

Revisión gratuita de casos |  Disponible 24 horas al día, 7 días a la semana | Sin tarifa a menos que ganemos

Llama a nuestra línea telefónica gratuita al 866-558-1595
Presiona el botón Live Chat en tu navegador
Completa nuestro formulario de contacto en línea

 


Sources:

  1. Tita, A. T. (2018, August). Intra-amniotic infection (clinical chorioamnionitis or triple I). Retrieved from https://www.uptodate.com/contents/intra-amniotic-infection-clinical-chorioamnionitis-or-triple-i?search=chorioamnionitis treatment&source=search_result&selectedTitle=1~150&usage_type=default&display_rank=1#H18.
  2. Horsley, E. (2011, May 01). CDC Updates Guidelines for the Prevention of Perinatal GBS Disease. Retrieved from https://www.aafp.org/afp/2011/0501/p1106.html.