Hemorragias Intracraneales Infantiles (Hemorragias Cerebrales) y Traumatismo de Nacimiento

Las hemorragias intracraneales (también conocidas como hemorragias cerebrales) son un tipo de lesión traumática del nacimiento que varía de menor a extremadamente severa. Las hemorragias intracraneales pueden ser causadas por negligencia médica, incluyendo complicaciones y errores que causan privación de oxígeno, trauma durante el parto, técnicas inadecuadas de entrega y el uso indebido de fórceps y extractores de vacío, entre otras razones. Es importante diagnosticar las hemorragias intracraneales tan pronto como sea posible para proporcionar el tipo correcto de tratamientos y para limitar la extensión del daño.


¿Qué Son las Hemorragias Intracraneales (Hemorragias Cerebrales)?

Las hemorragias intracraneales infantiles (hemorragias cerebrales) son lesiones de nacimiento hipóxicas o traumáticas que se distinguen por sangrado rápido y abrupto en el cráneo o el cerebro de un recién nacido. Las hemorragias extracraneales son similares a las hemorragias intracraneales, pero el sangrado ocurre justo fuera del cráneo del bebé. Hay varios tipos diferentes de hemorragias cerebrales, dependiendo de la naturaleza y ubicación de la lesión.

  • Hemorragia cerebral: Las hemorragias cerebrales son un tipo de accidente cerebrovascular en el que un vaso sanguíneo roto causa sangrado dentro del propio cerebro del bebé.
  • Hemorragia subaracnoidea: Las hemorragias subaracnoideas se caracterizan por sangrado en el espacio subaracnoideo, que es el área entre la parte más interna de las dos membranas que cubren el cerebro. Este tipo de hemorragia intracraneal, que es la segunda hemorragia cerebral más frecuentemente detectada en los bebés, generalmente ocurre en los bebés a término y produce actividad convulsiva, letargo y apnea. Las hemorragias subaracnoideas también pueden conducir a hidrocefalia, leucomalacia periventricular (PVL), parálisis cerebral y daño cerebral permanente.
  • Hemorragia intraventricular: Las hemorragias intraventriculares ocurren cuando hay sangrado en el sistema ventricular del cerebro, donde se produce líquido espinal. Es el tipo más grave de hemorragia intracraneal y se suele observar en bebés prematuros y lactantes con bajo peso al nacer. Esto se debe a que los vasos sanguíneos en el cerebro de los bebés prematuros no están completamente desarrollados, y por lo tanto son débiles. Las hemorragias intraventriculares también pueden ser el resultado de un traumatismo físico durante el parto y la hipoxia (privación de oxígeno en el cerebro del bebé).
  • Hemorragia subdural o hematoma subdural: Las hemorragias subdurales son el tipo más común de hemorragia intracraneal infantil. Las hemorragias subdurales ocurren cuando hay una ruptura de uno o más vasos sanguíneos en el espacio subdural, que es el área entre la superficie del cerebro y la fina capa de tejido que separa el cerebro del cráneo. Estas rupturas son generalmente causadas por entregas difíciles. A veces ocurren convulsiones, altos niveles de bilirrubina en la sangre, aumento rápido de la cabeza, un pobre reflejo de Moro o hemorragias extensas de la retina (sangrado de los vasos en la retina) con este tipo de hemorragias.
  • Cefalohematoma: Cefalhematomas son hemorragias cerebrales caracterizadas por sangrado que se produce entre el cráneo y su cubierta como resultado de la ruptura de los vasos. Los cefalohematomas comienzan como una protuberancia elevada en la cabeza del bebé, típicamente ocurriendo pocas horas después del nacimiento y durando desde dos semanas hasta unos pocos meses. Aunque pueden ser el resultado de cualquier tipo de trauma infligido en la cabeza del bebé, los cefalohematomas son más comúnmente el resultado de entregas con fórceps o partos de extracción al vacío. El cefalohematoma no tratado puede conducir a una infección neonatal grave, muerte celular en el cerebro y / o calcificación del hematoma.

Causas de las Hemorragias Intracraneales (Hemorragias Cerebrales)

Hay varias complicaciones, lesiones y errores médicos que pueden causar hemorragias cerebrales durante el parto y parto. Si bien hay superposición, los diferentes tipos de hemorragias intracraneales tienen diferentes causas y factores de riesgo. Algunas de las causas más comunes de hemorragias intracraneales en los bebés son las siguientes:

  • Macrosomía: Esta es una condición de embarazo en la cual el feto es mayor que el promedio para la edad gestacional.
  • Desproporción Cefalopelvic (CPD): Esta condición del embarazo ocurre cuando el feto es demasiado grande caber a través de la pelvis de la madre fácilmente.
  • Presentación anormal del feto, tal como un feto en la presentación de nalgas o de la cara
  • Trauma de trabajo prolongado
  • Cambios anormales en la presión arterial
  • Trastornos de la sangre, como deficiencia de vitamina K o hemofilia
  • Encefalopatía isquémica hipóxica (HIE): La encefalopatía isquémica hipóxica es una lesión cerebral neonatal peligrosa como resultado de la disminución del flujo de oxígeno y la sangre al bebé en o cerca del momento del parto. La falta de flujo sanguíneo resulta en la muerte celular y hace que las paredes de los vasos sanguíneos se rompan, lo que lleva a sangrado.

En casos como estos, los médicos y las enfermeras deben monitorear de cerca al bebé para el sufrimiento fetal y dar a la madre la opción para una C-sección. Si la angustia fetal ocurre y los métodos normales de parto no tienen éxito, se requiere una cesárea de emergencia para minimizar el riesgo de hemorragia intracraneal, así como otras lesiones de nacimiento.

Desafortunadamente, el trauma severo de la cabeza y el cerebro a los recién nacidos también puede ocurrir por intervención médica durante el parto y parto. Por ejemplo:

  • Pinzas y extractores de vacío: El uso inadecuado de instrumentos de suministro como fórceps o extractores de vacío está bien documentado como causa de hemorragia intracraneal.
  • Técnicas de entrega: La técnica de entrega inadecuada (por ejemplo, torsión excesiva o tirón de la cabeza del bebé) puede causar hemorragias cerebrales graves y hemorragias.

Además, los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de hemorragias intracraneales debido a la fragilidad de sus vasos sanguíneos subdesarrollados. Aproximadamente el 20% de los prematuros que pesan menos de 3,3 libras sufren hemorragias intracraneales.

Signos y Síntomas de Hemorragias Intracraneales (Hemorragias Cerebrales)

Los síntomas de las hemorragias intracraneales variarán en función del tipo y la gravedad de la hemorragia. Los lactantes con hemorragias intracraneales y hemorragias cerebrales pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Letargo
  • Convulsiones neonatales
  • Apnea
  • Dificultades de alimentación
  • Irritabilidad
  • Insuficiencia de fontanela / punto blando (hemorragia intraventricular)
  • Respiración superficial o dificultosa
  • Tono alterado
  • Nivel de conciencia alterado

Diagnóstico de Hemorragias Intracraneales (Hemorragias Cerebrales)

Si los profesionales médicos detectan signos de una hemorragia intracraneal o sospechan que se produjo una hemorragia intracraneal, se realizan estudios de imágenes cerebrales para confirmar la presencia de sangre en el cráneo. El mejor método de detección para una hemorragia cerebral es a través de estudios de imagen cerebral mediante tomografía computarizada o una resonancia magnética. La resonancia magnética (resonancia magnética) utiliza ondas magnéticas para generar imágenes del cerebro. Las tomografías computarizadas (tomografía computarizada) utilizan software de computadora y radiografías para crear imágenes de estructuras dentro del cerebro del bebé. Ocasionalmente, se realiza ultrasonografía y prueba de líquido cefalorraquídeo.

Tratamiento para Hemorragias Intracraneales (Hemorragias Cerebrales)

El tratamiento de las hemorragias intracraneales es sobre todo de naturaleza de apoyo, aunque la intervención neuroquirúrgica puede ser necesaria para controlar los hematomas subdurales. El pronóstico varía dependiendo de la gravedad y la localización del sangrado. Algunos niños lo hacen muy bien con poco o ningún efecto residual. Las hemorragias más severas pueden resultar en impedimentos mentales y físicos tales como impedimentos intelectuales, problemas de aprendizaje y parálisis cerebral. Diagnosticar una hemorragia intracraneal es crucial-cuanto antes un bebé se diagnostica con una hemorragia intracraneal, el tratamiento anterior y la terapia puede comenzar.