¿Qué signos indican que mi bebé tiene sufrimiento fetal agudo?

El distrés fetal es una complicación obstétrica, durante el trabajo de parto y el parto que implica un monitoreo cardiaco fetal anormal que ocurre cuando el feto experimenta privación de oxígeno (asfixia de nacimiento). Se detecta por cambios en la frecuencia cardíaca, disminución del movimiento fetal y sustancias anormales en el líquido amniótico. Debido a que el sufrimiento fetal agudo es una complicación de emergencia, los profesionales médicos deben tratar y manejar inmediatamente para evitar la EHI (encefalopatía hipóxico-isquémica) y una lesión permanente. Las madres embarazadas no siempre están con su médico cuando aparecen signos de sufrimiento fetal agudo. Dentro o fuera de la oficina del médico, es importante conocer los signos que indican que el bebé está en problemas. La acción inmediata es casi siempre necesaria cuando un bebé muestra signos de sufrimiento. A menudo, la única manera de detener el sufrimiento fetal agudo es dar a luz al bebé, apartándolo de condiciones de sufrimiento. Esto se logra frecuentemente mediante la administración de la cesárea.


Señales de Distrés Fetal

1. Signos de distrés fetal: Disminución del Movimiento Fetal en el Vientre

El movimiento fetal dentro del vientre de la madre es una de las partes más emocionantes del embarazo. Más allá de traer alegría a la familia, el movimiento dentro del útero es un indicador importante de la salud de su bebé. La falta de movimiento fetal es algo que requiere monitoreo por parte del médico. Los bebés duermen en el vientre, por lo que eso puede explicar una falta de movimiento. Sin embargo, si los movimientos de su bebé son diferentes de lo normal, debe visitar a su médico para asegurarse de que su bebé no está en peligro.

Los movimientos de un bebé suelen estar bien establecidos alrededor de las 28 semanas de gestación. Si una madre nota que los movimientos de su bebé han cesado o disminuido, debe notificar a su médico para que éste pueda examinarla y asegurarse de que el bebé esté sano y no en peligro. El médico debe realizar una prueba de no estrés (PNE), que consiste en colocar un cinturón en el abdomen de la madre para medir la frecuencia cardíaca del bebé y otro cinturón para medir las contracciones. También se puede realizar un perfil biofísico (PBF). Un PBF incluye múltiples exámenes, como un PNE con monitoreo fetal electrónico del corazón y un ultrasonido fetal. Para obtener más información sobre las pruebas prenatales usadas para monitorear el sufrimiento fetal, visite esta página.

Un ultrasonido puede obtener una medida llamada índice del líquido amniótico, o ILA. El ILA se calcula midiendo la profundidad del líquido amniótico en cuatro secciones del útero y añadiéndolas. A corto plazo, un ILA entre 9-18 centímetros se considera normal, 5-8 se considera límite, y 5 o inferior se considera anormal. Una disminución repentina en el líquido amniótico o una disminución significativa en un período corto de tiempo se considera anormal, incluso si el ILA está por encima de 5. Con un PNE, los médicos buscan ver qué tan bien la frecuencia cardíaca del bebé responde al movimiento. El ritmo cardíaco del bebé debe aumentar cuando se está moviendo o pateando. Un PNE normal se llama “reactivo”, lo que significa que el ritmo cardíaco del bebé aumentó normalmente. “No reactivo” significa que la frecuencia cardíaca del bebé no aumentó lo suficiente. Cuando esto ocurre, se deben realizar más pruebas, y a veces la madre tiene que ser admitida en el hospital y puede tener que dar a luz a su bebé temprano.

El sufrimiento fetal agudo típicamente indica que el bebé no está recibiendo suficiente oxígeno. Esto puede ocurrir por una serie de razones, incluyendo problemas con la placenta y / o cordón umbilical (la placenta trae sangre rica en oxígeno de la madre al bebé a través del cordón umbilical).

2. Signos de Distrés Fetal: Sangrado Vaginal

Pequeñas cantidades de sangrado son algo común durante el embarazo. Sin embargo, el sangrado vaginal puede ser una indicación de que algo está mal con el embarazo, como la presencia de desprendimiento placentario, placenta previa y vasa previa. El desprendimiento placentario ocurre cuando la placenta se desprende del útero. Dependiendo de la ubicación y el tamaño del desprendimiento, puede no causar inicialmente sufrimiento fetal agudo en el bebé. Sin embargo, un pequeño desgarro puede aumentar en tamaño y causar sufrimiento, y también puede convertirse en un desgarro grande y grave muy rápidamente.

Por supuesto, un desprendimiento de la placenta también puede estar presente sin sangrado vaginal (el sangrado puede estar oculto), pero si una madre experimenta sangrado vaginal, el médico debe ser notificado para realizar una evaluación adecuada y asegurar que el bebé está recibiendo suficiente oxígeno. El médico debe realizar un ultrasonido para chequear el desprendimiento, y se debe revisar la frecuencia cardíaca del bebé para asegurar que no haya sufrimiento fetal agudo.

Un desprendimiento de placenta y otros problemas de la placenta que causan sangrado requieren un seguimiento muy estrecho de la madre y el bebé, y en muchos casos, la madre y el bebé deben ser admitidos en el hospital.

3. Señales de Distrés Fetal: Cólicos

Algunos cólicos son relativamente normales durante el embarazo. Esto es porque a medida que el bebé crece, el útero necesita expandirse. Sin embargo, los cólicos deben ser discutidos con el médico tan pronto como se producen – especialmente si los calambres se intensifican – para asegurarse de que no hay nada malo. Los cólicos pueden indicar muchas cosas, incluyendo desprendimiento de la placenta. Y los calambres son especialmente preocupantes si el dolor de espalda también está presente. Es crucial que los médicos aprecien los cólicos y realicen pruebas adecuadas para asegurar la salud de la madre y el bebé, y para asegurarse de que no se presenten problemas como el desprendimiento de la placenta.

4. Signos de Distrés Fetal: Presión Arterial Materna

Fetal Distress: High Blood PressureLa presión arterial alta durante el embarazo siempre es una preocupación. Algunas madres pueden haber tenido presión arterial normal antes del embarazo, pero luego tener la presión arterial alta una vez que quedan embarazadas, que es una condición de salud materna llamada preeclampsia. La presión arterial alta puede hacer que el bebé sea privado de oxígeno debido a problemas de placenta. En primer lugar, los problemas de la placenta en realidad pueden causar presión arterial alta en la madre debido a ciertos factores liberados por su cuerpo. Además, la presión arterial alta se asocia con los vasos sanguíneos estrechados, y esto en sí mismo causa una disminución en el flujo sanguíneo al bebé. Los problemas de los vasos sanguíneos pueden causar problemas en la placenta, y los problemas de la placenta pueden comprometer los vasos sanguíneos. Sea cual sea el mecanismo, existe una asociación entre la presión arterial alta y la disminución del flujo de oxígeno al bebé. Además, las mujeres que tienen preeclampsia están en alto riesgo de experimentar un desprendimiento placentario. Por lo tanto, es imprescindible que los médicos trabajen con la madre para hacer todo lo posible por mantener la presión arterial normal. Los profesionales médicos deben evaluar continuamente a las mujeres embarazadas con preeclampsia y vigilar a sus bebés.

5. Signos de Distrés Fetal: Ganancia de Peso

Los expertos creen que un aumento de peso de entre 20 y 40 libras es normal durante el embarazo. Si una madre gana mucho menos o mucho más que eso, podría señalar un problema. Una madre debe tener visitas prenatales regulares, y si se percata de ganar demasiado peso o perder peso, debe decirle a su médico para que se puedan realizar las pruebas prenatales apropiadas.

El exceso de aumento de peso materno también se asocia con dar a luz a un bebé que es anormalmente grande, que es una condición conocida como macrosomía. La macrosomía puede ser muy peligrosa para un bebé. La macrocosmía puede crear una situación de riesgo de nacimiento, como la desproporción cefalopélvica (CPD), en la que la pelvis de la madre es demasiado pequeña para el tamaño del bebé y la distocia del hombro, que es cuando el hombro del bebé queda atascado en el hueso pélvico de la madre durante el parto. La macrosomía es especialmente peligrosa si el médico no está al tanto de la condición. Un médico en esta situación puede tratar de hacer nacer al bebé por vía vaginal, y cuando el parto no progresa de la manera que debería, el médico puede utilizar dispositivos peligrosos, como fórceps y aspiradoras de vacío, o medicamentos de inducción de trabajo, tales como Cytotec y Pitocina. Los fórceps y aspiradoras de vacío pueden causar traumatismo craneal y hemorragias cerebrales, y los fármacos de inducción del parto pueden hacer que las contracciones sean tan fuertes, largas y frecuentes que el bebé se vea privado de oxígeno. La privación de oxígeno y las hemorragias cerebrales pueden causar daño cerebral permanente en un bebé y parálisis cerebral resultante, encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI), leucomalacia periventricular y discapacidades intelectuales y de desarrollo. Por lo general, la mejor manera de hacer nacer a un bebé macrocósmico es mediante la cesárea.


Mal manejo del Distrés Fetal, Lesiones de Nacimiento y Mala Praxis Médica

Mismanaged Fetal Distress, Birth Injury and Medical Malpractice

Con el fin de prevenir lesiones permanentes y discapacidad en un bebé recién nacido, es fundamental que los profesionales médicos rápidamente reconozcan y aborden los signos de sufrimiento fetal agudo. Debido a que las señales de sufrimiento fetal casi siempre indican que un feto está experimentando privación de oxígeno, el parto por cesárea de emergencia es típicamente la mejor manera de apartar rápidamente al bebé de condiciones peligrosas que lo privan de oxígeno. El personal médico debe monitorear de cerca a las mujeres con embarazos de alto riesgo y evaluar continuamente la salud de sus bebés. El incumplimiento de las normas de atención cuando una madre tiene un embarazo de alto riesgo es negligencia médica. También es negligencia si los médicos descartan signos o indicios de sufrimiento fetal. El sufrimiento fetal siempre debe ser apreciado, y si una madre tiene una condición que pone a su bebé en riesgo de estar en peligro, como la preeclampsia, el médico debe manejar adecuadamente la situación de alto riesgo para minimizar el riesgo para el bebé. De no hacerlo es mala praxis médica.


Reiter y Walsh, P. C. | Abogados de Michigan Ayudando a los Niños con Lesiones de Nacimiento desde 1997

Las lesiones de nacimiento son un área difícil de la ley debido a la compleja naturaleza de los registros médicos. Los galardonados abogados de Reiter & Walsh tienen décadas de experiencia conjunta en lesiones de nacimiento, encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI) y casos de parálisis cerebral. Para saber si tiene un caso, comuníquese con nuestro bufete para hablar con uno de nuestros abogados en traumas de nacimiento. Tenemos numerosos veredictos y acuerdos de varios millones de dólares que dan fe de nuestro éxito, y nunca se pagan cargos a nuestro bufete hasta que ganemos su caso. Prestamos atención personalizada a cada niño y familia que ayudamos y nuestros galardonados abogados están disponibles las 24 horas del día para hablar con usted.

Revisión de caso libre | Disponible 24/7 | Sin cuota hasta que ganemos

Teléfono (gratis): 888-419-2229
Correo: EThomas@abclawcenters.com
Presiona el botón de chat en vivo en tu navegador
Complete nuestro formulario de contacto en línea