¿Cuáles son los primeros signos de parálisis cerebral?

Los diferentes tipos de parálisis cerebral a menudo se diagnostican en diferentes momentos. La parálisis cerebral severa puede diagnosticarse tan pronto como al primer mes de edad. La parálisis cerebral espástica podría no diagnosticarse hasta que el bebé tenga seis meses de edad, y la parálisis cerebral discinética generalmente no es aparente hasta que el niño tiene unos 18 meses de edad. La parálisis cerebral atáxica puede demorar aún más en diagnosticarse. Debido a que los signos clínicos de la parálisis cerebral evolucionan a medida que el sistema nervioso de una persona madura, un diagnóstico puede requerir varios viajes al médico para una serie de exámenes. Esto es particularmente cierto en bebés prematuros.

Señales y síntomas

A menudo, cuando se habla de diagnósticos médicos, las personas pueden pensar más en los “síntomas” que en las “señales”. La diferencia entre las dos es sutil: los síntomas son sentimientos internos y las señales son observables por otras personas. Aquí, hablamos sobre las primeras señales de parálisis cerebral porque los bebés y los niños muy pequeños pueden ser incapaces de comunicarse o expresar sus síntomas.

Signos de Parálisis Cerebral

La parálisis cerebral es causada por daño a los centros de control motor del cerebro en desarrollo que generalmente ocurre durante o cerca del momento del parto. Las alteraciones causadas por la parálisis cerebral varían en gravedad, generalmente en correlación con la extensión y ubicación de la lesión cerebral. ¿Cuáles son las primeras señales de parálisis cerebral? Las primeras señales más comunes de parálisis cerebral son los retrasos en el desarrollo. Causas para preocuparse pueden incluir retrasos en alcanzar los hitos clave del crecimiento, como voltearse, gatear, sentarse y caminar.

Al diagnosticar parálisis cerebral, los profesionales médicos buscarán signos como tono muscular anormal, postura inusual, reflejos persistentes del bebé (como buscar un pezón) y el desarrollo temprano de una preferencia manual.

La parálisis cerebral afecta principalmente el tono muscular, las funciones motoras gruesas y finas, el equilibrio, el control, la postura y los reflejos. Los primeros signos de parálisis cerebral relacionados con estas áreas incluyen anormalidad con los músculos de la boca y la cara. Los padres pueden detectar problemas para tragar, alimentar y mantener expresiones faciales.

Señales de Parálisis Cerebral Por Edad

Señales de Parálisis Cerebral en Bebés Menores De Seis Meses

Cuando el bebé es cargado mientras está recostado sobre su espalda, la cabeza se queda atrás. Sin embargo, el aumento del tono en los músculos del cuello puede hacer que el control de la cabeza parezca más normal de lo que realmente es.

  • El bebé se siente muy rígido o muy flojo
  • El bebé tiene brazos y piernas temblorosos o como nerviosos.
  • Cuando el bebé es cargado, las piernas se ponen rígidas y se cruzan.
  • El bebé está irritable, tiene dificultad para alimentarse (chupar, tragar o masticar) y dormir, o vomita frecuentemente.
  • El bebé es difícil de manejar y abrazar
  • El bebé tiene poca atención visual
  • El bebé es demasiado dócil (el cuerpo no se tensa ni se pone rígido adecuadamente).
  • Señales de Parálisis Cerebral en Bebés Mayores De Seis Meses
  • El bebé no se da vuelta en ninguna dirección.
  • Mal control de la cabeza
  • El bebé se estira con una sola mano mientras mantiene la otra en un puño.
  • Sosteniene las manos en puños continuamente.
  • Incapacidad para juntar las manos.
  • Imposibilidad de empujar hacia arriba con las manos mientras está acostado sobre el estómago.
  • Dificultad para llevar las manos a la boca.
  • Irritabilidad
  • Vómitos frecuentes
  • Pobre atención visual
  • Docilidad extrema (el cuerpo no se tensa apropiadamente)
  • Tono muscular anormal (rigidez o flojedad)

Señales de Parálisis Cerebral en Bebés Mayores De Diez Meses

  • Reflejo de gateo de lado (el bebé empuja con una mano y una pierna mientras arrastra la mano y la pierna opuestas)
  • Incapacidad para sentarse independientemente sin apoyos
  • Incapacidad para pararse sin apoyo

Señales Clínicos Generales de Parálisis Cerebral en Bebés y Niños Pequeños

Además de las señales anteriores, las siguientes señales pueden ser motivo de preocupación a cualquier edad durante el crecimiento y desarrollo de un bebé o niño pequeño, y pueden ser un signo de parálisis cerebral:

  • El bebé favorece una mano sobre la otra antes de que sea apropiada para el desarrollo
  • Desarrollo motor y coordinación anormal
  • Dificultad para formar sonidos y/o palabras
  • Retención de los reflejos primitivos (como el enraizamiento) mucho más allá de la edad en la que deberían detenerse
  • Deformidades y contracturas articulares y óseas (músculos y articulaciones apretados permanentemente)
  • Problemas de tejidos blandos, como disminución de la masa muscular
  • Aumento de reflejos y clonos (una serie de contracciones musculares rápidas, involuntarias, rítmicas y relajaciones del brazo o la pierna)
  • Dificultades sensoriales (problemas de audición, visión o procesamiento)
  • Caminar en tijeras o caminar con los pies
  • Incapacidad para controlar la vejiga o los intestinos
  • Patrones anormales de la boca y lengua, como retraer y empujar la lengua, morder duro y no soltar, una boca demasiado sensible y hacer muecas frecuentemente
  • Reacciones posturales tardías: las reacciones posturales son habilidades motrices que se desarrollan durante el primer año de vida y forman la base de las habilidades motrices funcionales. Estas reacciones mantienen automáticamente el cuerpo en una posición vertical a través de cambios en el tono muscular y en respuesta a la posición del cuerpo y sus partes. Los tres tipos de reacciones posturales son:
    • Reacciones correctas, que mantienen la cabeza alineada con el cuerpo y mantienen la alineación del tren superior con la parte inferior del cuerpo.
    • Reacciones de equilibrio, que son reacciones reactivas que devuelven el cuerpo a una posición vertical después del desplazamiento.
    • Reacciones protectoras, que son reactivas y protegen al cuerpo de caídas si el cuerpo ha sido desplazado más allá del punto donde la corrección postural puede llevar al cuerpo a una posición vertical.

Observaciones de los Padres y Parálisis Cerebral

A menudo, los padres son los primeros en notar signos de parálisis cerebral en un bebé. De hecho, entre el 70 y el 80 por ciento de todas las discapacidades en los niños son notadas inicialmente por los padres. No obstante, los médicos deben realizar exámenes regulares y adecuados de todos los bebés y niños pequeños. Además, si existe la sospecha de que el cerebro de un bebé sufrió un episodio que le privó de oxígeno, y que pudo ser causado por el cordón umbilical, placenta o problemas uterinos, así como hemorragias cerebrales, se debe realizar una resonancia magnética poco después del nacimiento para evaluar cualquier daño potencial al cerebro. Las imágenes por resonancia magnética se deben realizar a intervalos regulares, a partir de entonces para que los médicos puedan controlar la lesión cerebral a medida que evoluciona.

Actualización de la Investigación: Los Signos de Parálisis Cerebral Surgen Alrededor de los Seis Meses de Edad Corregida

A menudo, a los niños no se les diagnostica parálisis cerebral hasta aproximadamente uno o dos años de edad, cuando es evidente que les faltan hitos. Sin embargo, la investigación de Novak et al. (2017), publicada en JAMA Pediatrics, sugiere que es posible diagnosticar parálisis cerebral antes de los seis meses de edad corregida. La edad corregida tiene en cuenta la fecha en que debió nacer el bebé; si nació temprano, la cantidad de meses que fueron prematuros se resta a su edad. Por ejemplo, si un bebé tiene siete meses pero nació dos meses prematuro, la edad corregida sería de cinco meses.

Novak et al. hizo una revisión de la literatura de artículos publicados sobre parálisis cerebral y concluyó que las siguientes herramientas son especialmente útiles en el diagnóstico temprano y la evaluación de riesgos:

  • MRI Neonatal
  • Evaluación Cualitativa Prechtl de Movimientos Generales
  • Examen Neurológico de Hammersmith
  • Evaluación del Desarrollo de Niños Pequeños

En ciertos casos, hacer un diagnóstico absoluto a una edad tan temprana puede no ser factible. Sin embargo, los autores enfatizan que la capacidad de identificar niños en una categoría de alto riesgo es extremadamente beneficiosa porque pueden recibir ciertas formas de intervención temprana que pueden optimizar las capacidades cognitivas y motoras y prevenir el desarrollo de complicaciones secundarias.

La Importancia de Identificar la Parálisis Cerebral Temprana

Es crucial diagnosticar la parálisis cerebral lo antes posible. Cuanto antes se diagnostique parálisis cerebral a un niño, antes podrá comenzar el tratamiento y los regímenes terapéuticos. El diagnóstico temprano, el tratamiento y la terapia para la parálisis cerebral ayudan a minimizar las discapacidades del niño. Comenzar programas y medidas terapéuticas y de rehabilitación temprano puede ayudar al niño a alcanzar su potencial cognitivo, físico, social y emocional con mayor facilidad. Además, el diagnóstico y el tratamiento precoces pueden ayudar a que toda la familia se adapte a una vida con parálisis cerebral.

Además, diagnosticar la parálisis cerebral temprana para los niños cuyas lesiones fueron causadas por negligencia médica es particularmente importante porque estos niños pueden tener derecho a una indemnización por lesiones personales o un caso de negligencia médica. Los fondos de un caso exitoso por negligencia médica ayudan a los niños con lesiones permanentes, como la parálisis cerebral, a proporcionar un tratamiento importante, terapia y recursos para ajustar su estilo de vida. Si una familia espera demasiado para detectar parálisis cerebral, ajustarse a la condición y buscar ayuda legal, el estatuto de limitaciones de su hijo puede expirar. Detectar los primeros signos de parálisis cerebral, diagnosticar la afección y llevar a cabo acciones legales si es necesario es fundamental para una vida mejor para un niño con parálisis cerebral por negligencia médica.

Abogados de Confianza Expertos en Parálisis Cerebral

Las lesiones de nacimiento son un área legal difícil de seguir debido a la naturaleza compleja de los registros médicos. Nuestros galardonados abogados expertos en parálisis cerebral tienen décadas de experiencia conjunta en lesiones de nacimiento y casos de parálisis cerebral. Para saber si tiene un caso, comuníquese con nuestro bufete para hablar con uno de nuestros abogados. Tenemos numerosos veredictos y acuerdos multimillonarios que dan fe de nuestro éxito, y no se pagan comisiones a nuestra empresa hasta que ganemos su caso. Brindamos atención personalizada a cada niño y familia a quienes ayudamos, y nuestros galardonados abogados están disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana para hablar con usted.

Revisión de Casos Gratis | Disponible 24/7 | Sin cargo hasta que ganemos

Teléfono (sin cargo): 866-738-1781
Presiona el botón Live Chat en tu navegador
Complete nuestro formulario de contacto en línea